Incontinencia urinaria

Nos referimos a la pérdida involuntaria de orine tanto en hombres como en las mujeres, este defecto puede presentarse a cualquier edad. La persona que lo padezca tiene una necesidad repentina e imperiosa de ir al baño y es incapaz de retener por un tiempo la orina.

Los escapes de orina se producen por realizar algún esfuerzo físico: al reír, estornudar, presentar un grado elevado de angustia o miedo, e incluso durante el ejercicio.

La incontinencia urinaria representa un problema higiénico, social y psicológico para la persona que lo padece. Esto influye de manera negativa en su cotidianidad, disminuyendo considerablemente la calidad de vida.

Es importante destacar que no se considera una enfermedad la incontinencia urinaria, sino el producto de la alteración que está en la fase de llenado vesical, trayendo consigo numerosas dificultades a quien tenga esta condición.

Es común observar incontinencia en las mujeres, sobre todo cuando se encuentran embarazadas, en los niños al presentar enuresis, y en los adultos mayores cuando alcanzan los 65 años.

Principales causas de la incontinencia urinaria

La incontinencia urinaria ocurre por una alteración en la presión de la vejiga. Cuando esta es mayor a la de la uretra, la persona que tiene esta condición sufre un escape de orina.

Este es un trastorno que muchas veces de debe a la hiperactividad que presenta el músculo detrusor, en consecuencia, sus principales casusas son:

  1. Daños o problemas neurológicos severos.
  2. Una alteración de los músculos del suelo pélvico del paciente o por el desorden que presenta el esfínter externo por diferentes motivos.
  3. Por el fallo presentado por el esfínter interno debido a la lesión orgánica o relajación inapropiada de él.

Los síntomas de la incontinencia urinaria se resumen a uno: la pérdida de orina al realizar ciertas actividades mencionadas anteriormente.

Este trastorno representa una dificultad al paciente para desenvolverse libremente en su día a día.

Tipos de incontinencia urinaria

incontinencia mixta

Incontinencia urinaria por esfuerzo

Ella se produce cuando la persona realiza cualquier tipo de actividad física que implique un mayor o menor movimiento. La pérdida de orina va desde unas gotas, hasta una gran cantidad.

El esfuerzo físico del paciente ocasiona que la presión del abdomen y la vejiga aumenten. Sin embargo, no viaja hasta la uretra, esto es lo que origina dicha continencia. Ella no se asocia a la necesidad repentina de orinar.

Incontinencia urinaria de urgencia

Se asocia a la necesidad repentina e imperiosa de orinar. Esto quiere decir que existe una consciencia previa de ello, haciéndola distinta de la incontinencia por el esfuerzo físico.

A la vez, la incontinencia de urgencia se divide en dos: la sensitiva, que deviene por el aumento de los impulsos sensitivos de los receptores de presión y tensión que están en la vejiga relacionados con ciertas enfermedades. Y la motora, que es causada por la hiperactividad del detrusor, su causa principalmente es psicológica.

Incontinencia mixta

En este caso la pérdida repentina de la orina se debe a los trastornos que presenta el esfínter y por la hiperactividad del músculo detrusor.

Otros tipos de incontinencia urinaria

Esta afección también tiene otras formas menos comunes. Presentan los mismos síntomas que la incontinencia por esfuerzo físico, de urgencia ola mixta, estas son:

Incontinencia urinaria por rebosamiento. En este caso la pérdida de orina es producto de una imposibilidad u obstrucción de vaciado en la vejiga, esta a su vez tiene dos casusas.

La primera es una causa orgánica que se debe a la obstrucción de la vejiga. Esto genera rebosamiento, y es ocasionada por tumores prostáticos o hipertrofia de la próstata.

La segunda causa es neurológica que ocurre por lesiones modulares, alguna intervención quirúrgica que afectó al nervio pélvico, o por esclerosis múltiple.

Incontinencia por motivo psicógeno. Este tipo de incontinencia urinaria está directamente asociada a los estímulos externos que perjudican los sentidos, como las temperaturas, emociones repentinas y muertes, e incluso manías o fobias.

Incontinencia por motivo neurológico. Es producto de ciertas alteraciones en el sistema nervioso central. En él influyen los accidentes cerebrovasculares, el Parkinson, algunas lesiones medulares y la esclerosis múltiple.

¿Cómo prevenir la incontinencia urinaria?

Existen ciertas medidas que sirven para retrasar a la incontinencia urinaria e incluso como método de prevención, entre ellas están:

  1. Cuidar de la alimentación. Incrementar la actividad física y disminuir el sobrepeso del paciente. Esta última es una alternativa para reducir la presión intraabdominal.
  2. Disminuir el consumo de bebidas oscuras, como el refresco, café, o de bebidas energizantes, carbonatadas, cítricos y el alcohol, entre otros.
  3. Evitar el consumo diario y excesivo de alimentos picantes.
  4. Aumentar la ingesta de alimentos fibrosos, esto evitará el estreñimiento.
  5. Disminuir considerablemente el uso de medicamentos o productos diuréticos, esto reducirá las ganas frecuentes de orinar.
  6. Evitar consumir líquidos minutos antes de dormir.
  7. No se recomienda empujar mientras orina. De esta forma no existe posibilidad de perjudicar los músculos del suelo pélvico.
  8. Se recomienda ingerir líquido en pocas cantidades, cada quince o veinte minutos, cuando realizas ejercicios.

Deja un comentario