Microinjerto de vello en el pubis

El microinjerto, denominado también como “Trasplante de vello púbico”, es una intervención quirúrgica que trae beneficios estéticos para el área genital de la mujer, otorgando unos óptimos resultados debido a la pérdida de vello que la paciente presentaba en esta área.

Las mujeres que presentaron una menopausia adelantada, o que por el envejecimiento han perdido el vello púbico, generalmente poseen un aspecto despoblado y con calvicie en la zona del pubis, lo que crea una desconformidad con el área.

Como método de solución, se necesitará realizar un trasplante de vello que se encargará de repoblar el pubis de la paciente, dándole un aspecto rejuvenecido.

El pelo que se injerta en el pubis de la paciente se obtiene de la parte baja de la cabeza de ella de su cabeza. Es decir, se extrae cabello de la nuca.

Dicha extracción se realiza en una única sesión. En caso de que sea necesario más vello para realizar el microinjerto, se hará a los tres meses después de la primera sesión.

Índice

Sobre el procedimiento

Este procedimiento se realiza mediante la técnica de microinjerto pelo a pelo, a través de un trasplante de los foliculares.

Se trata de una intervención muy laboriosa y delicada. Esto se debe a que en esta operación se van implantando los vellos en pequeños grupos, en la mayoría de los casos de uno a tres pelos.

También es común que el microinjerto de vello en el pubis se lo realicen las mujeres que hayan tenido una cesaría. Tiene como finalidad ocultar a simple vista la cicatriz que dejó este procedimiento.

Para el trasplante de vello púbico se requiere de anestesia local. Se caracteriza por ser un procedimiento ambulatorio. Esto quiere decir que, tras la intervención, la paciente puede retirarse a su hogar y cumplir con un reposo relativo después de este procedimiento.

El microinjerto de vello en el pubis trae como consecuencia unas pequeñas costras que desaparecen a las dos semanas. Es importante cumplir con las especificaciones de higiene y cuidado para evitar alguna complicación que ocasione una infección en la paciente.

Motivos del microinjerto

El microinjerto de vello en el pubis es una intervención quirúrgica con fines estéticos.

Lo solicitan algunas pacientes que se sienten inconformes con la falta de pelos en su área genital. Ya sea por factores de edad, cambios hormonales o previas depilaciones que provocaron la falta de crecimiento del vello en esta zona.

El trasplante de vellos púbicos trae varios beneficios en la mujer: genera mayor confianza y autoestima, permitiendo que se sientan seguras y conformes con su cuerpo.

Existen muchos motivos por los que una mujer se realiza un microinjerto de vello en el pubis. Sin embargo, estos son los más comunes:

  1. En algunas culturas el vello púbico es sinónimo de madurez.
  2. Por la pérdida definitiva o disminución del vello del pubis producto de alteraciones hormonales o como consecuencia del inicio de la menopausia.
  3. Por la pérdida definitiva o disminución del vello por una depilación excesiva, ya sea mediante el láser, cera u otro producto.

Principales ventajas

El microinjerto de vello en el pubis es un procedimiento que consiste en la implantación de pelos en la zona genital. Esto trae unas ventajas en comparación con la depilación parcial o total del área genital femenina.

La micro injertación de vellos no ocasiona una picazón en los genitales. En los casos de depilación, comienza una sensación de comezón en el área durante el crecimiento de los vellos. Muchas veces de forma muy intensa.

Por otro lado, no produce quemaduras, ni oscurece la zona genital, al contrario de la depilación que afecta estéticamente el pubis de la paciente.

Para muchas mujeres, un pubis con vellos es señal de juventud. Esto les permite incrementar la autoestima y la seguridad que tienen con su cuerpo.

¿Sabías qué?

El trasplante de vello púbico tiene dos formas para realizarse. La primera, mediante la extracción de cabello en el área de la nuca, una tira completa. La segunda consiste en una extracción que abarca unidades foliculares.

Para ambos procedimientos es necesario utilizar anestesia local, y tiene una duración aproximada de tres horas.

Es común que aparezcan pequeñas costras luego de esta intervención, generalmente tienden a desaparecer a las dos semanas. Es importante destacar que el tiempo de cicatrización dependerá de cada paciente.

Deja un comentario