Riesgos de una vaginoplastia

La vaginoplastia es un procedimiento quirúrgico que se realizan quienes un ligero debilitamiento en el área pélvica y estiramiento de la vagina. Esto producto de múltiples embarazos y partos.

riesgos de la vaginoplastia

Igualmente, cuando disminuye la firmeza de la zona pélvica, se incrementan considerablemente las probabilidades de sufrir un prolapso.

También conocido como la caída de la vejiga hasta la vagina, e incluso, al exterior del cuerpo en los casos más graves.

Dicha operación tiene como finalidad corregir y reducir los músculos que se encuentran alrededor de vagina, mejorando la elasticidad y el tono muscular.

La pared de esta área se refuerza para incrementar la continencia del suelo del periné y combatir todos los trastornos que la afección produce.

La dilatación excesiva también es tratada con una vaginoplastia. Por lo tanto, la calidad de vida de la paciente mejora considerablemente gracias a este rejuvenecimiento genital.

Es una intervención quirúrgica que requiere anestesia local, además es de carácter ambulatorio.

Lo que necesitas saber sobre la vaginoplastia

Este procedimiento quirúrgico es realizado en las pacientes que quieren corregir y mejorar la zona del perineo después de haber tenido un parto vaginal. También en aquellas que poseen un canal vaginal con gran ensanchamiento producto de la edad, los partos múltiples y la menopausia.

La vaginoplastia consiste en disminuir y cerrar proporcionalmente los músculos que se encuentran ubicados en los alrededores de la vagina. Además, corrige los que están deformes, distendidos y no otorgan fuerza suficiente a la pared vaginal.

Esta intervención mejora la elasticidad de la zona vaginal y concede un mejor control de la vulva. Lo que ayuda a mejorar su calidad de vida.  

Los resultados postoperatorios son altamente satisfactorios y notables inmediatamente después del procedimiento. Quienes se someten a ella, disfrutan de un suelo pélvico más elástico, fuerte y no deja cicatrices visibles. Igualmente, la vaginoplastia favorece los encuentros sexuales.

Causas del relajamiento pélvico

Los músculos de la zona pélvica suelen debilitarse tras el parto vaginal. Con el pasar de los años, esto va empeorando, ocasionando que los órganos del área sufran ciertas desviaciones en relación con su posición normal.

En la mayoría de los casos, es necesario realizar un procedimiento quirúrgico para corregir esta dificultad de la zona pélvica.

Sin embargo, la debilidad de los músculos de la zona pélvica se presenta en mujeres que no han estado embarazadas, ni tienen hijos mediante parto vaginal. Entre otras causas responsables del relajamiento de la zona pélvica tenemos:

  1. Grandes alteraciones en el colágeno. Es por esto que se recomienda a las mujeres mantener una alimentación balanceada que favorezca el colágeno y otros nutrientes y vitaminas.
  2.  Debilidad congénita en el tejido de soporte o los músculos pélvicos.
  3. Incremento desmedido de la presión abdominal.
  4. Agotamiento en los tejidos de sostén de los músculos, producto de la tos crónica.
  5. Por la llegada de la menopausia, al reducir los niveles de estrógeno que favorecen la elasticidad de los tejidos y músculos.

Principales riesgos de la vaginoplastia

Aunque este procedimiento quirúrgico no implica grandes complicaciones durante la intervención, en la mayoría de los casos los riesgos se presentan en el postoperatorio. ¿Cómo reconocerlos? Generan molestos síntomas en la mujer.

Cada paciente manifiesta signos distintos antes los riesgos que pudiera traer una vaginoplastia. Sin embargo, uno de los más comunes es el dolor tras la operación. También se presenta la inflamación del área, por lo que se recomienda tomar unos medicamentos adecuados y recetados por el especialista.

Vale la pena destacar que la inflamación y el dolor son comunes los primeros días tras la vaginoplastia.

Otro de los riesgos habituales es la infección que pudiera ocasionarse si no se siguen al pie de la letra las instrucciones médicas. De contraerla el médico cirujano deberá recetar antibióticos para combatirla.

Debido a una mala praxis médica, en ocasiones pudiese ocurrir hemorragia. Este caso amerita atención inmediata, pues compromete la vida de la paciente.

Preparación y cuidados tras la vaginoplastia

En los días previos a la vaginoplastia es necesario que la paciente no consuma ningún tipo de antiagregates plaquetarios, esto disminuye las posibilidades de hematomas, fuertes sagrados o hemorragias.

Tampoco se recomienda tomar algún tipo de antinflamatorios durante tres días previos a la vaginoplastia.

En el postoperatorio, las 48 horas siguientes a la intervención son las más delicadas. Es común que la mujer presente alguna molestia, por lo que se sugiere mantener reposo relativo durante estos dos días.

Al mismo tiempo, es importante la colocación de compresas frías para reducir la hinchazón. Por otro lado, los especialistas aconsejas evitar cualquier esfuerzo físico o ejercicio a lo largo de la recuperación.

Deja un comentario